Entradas

La red de redes

Una ventaja del mundo virtual es que continuamente lo vemos traducido para nuestros ojos. Es decir, tras una página web existen líneas y líneas de código informático que nos sería ininteligible, pero gracias a los navegadores ese código se traduce en menús, animaciones, colores e imágenes. Eso es lo que lo convierte en un mundo virtual. Otra ventaja de ese mundo virtual, es que según el lector, puede haber distintas interpretaciones de ese mismo código.

Por ejemplo, la imagen de arriba en realidad es este mismo blog a través de un visualizador de código. Este visualizador interpreta las líneas de código para crear un “árbol” poético. Traduciendo directamente las entradas, posts, tags, categorías, enlaces, etc… en ramas de relaciones y colores. Según crece el blog en comentarios, noticias, páginas, etc… el árbol virtual irá creciendo y mutando su forma como si de un organismo se tratara. Aúnque sólo sea eso, vale la pena verlo, pinche en este enlace para ver su comportamiento.

Si desea probarlo con su propia bitácora, acceda a la web.

Retrato virtual

Con apenas unos días de vida, el ADN Branding ya tiene su rostro en la “blogosfera”. Mediante una aplicación javascript llamada Wordle, se puede hacer que un blog se convierta en una imagen de palabras. Esta imagen, llamada “nube de tags” convierte el contenido del blog, según su relevancia, en un diagrama informativo. Las palabras más destacadas en tamaño equivalen a la importancia dedicada en la bitácora.

Como se puede ver, en ADN Branding, se habla de muchísimos temas, se habla de consumo, se habla de tipografía, se habla de marketing, pero sobre todo se habla de identidad y de branding.