Crisis de identidad

Una identidad sólida y una gestión de diseño coherente como medidas contra la crisis.
En épocas de controversias comerciales, el consumidor final se vuelve más selectivo, comparativo y controla mucho más la compra compulsiva. Este comportamiento compromete fundamentalmente a la calidad del mensaje comercial: a la imágen de producto y al marketing. Es decir, se vuelve cada vez más exigente en el mercado competitivo tanto de la identidad de marca como en la de producto: mensajes claros, ofertas directas, responsabilidad de marca, una identidad reconocible y trasladable, modos de consumir y fidelización del consumidor son las características y métodos de actuación que definen al nuevo target.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *